Remesas a Cuba se diversifican y calientan los canales de pago

Emilio Morales

El mercado cubano de remesas se ha transformado aceleradamente en los últimos 8 años. En la actualidad las remesas a Cuba ya no cumplen únicamente con el rol tradicional de ser el sustento financiero que resuelve el problema de la alimentación, el calzado y la ropa de miles de familias cubanas, comportamiento muy común en el período 1993-2008.

La evolución del mercado de remesas a Cuba, su transformación, diversificación y crecimiento ha estado influenciado directamente por las condiciones del mercado en cada una de sus etapas. Estas condiciones han estado determinadas tanto por factores internos (mercado con muchas restricciones), como externos de la economía cubana (embargo de EE.UU).  La dinámica del mercado de remesas a Cuba ha sido y seguirá siendo muy dependiente del estado de la relación entre Cuba y Estados Unidos, sobre todo porque un poco más del 90% de la diáspora cubana emisora de remesas se encuentra asentada en los EE.UU.

La diversificación del uso de las remesas que llegan a Cuba la podemos enmarcar en tres etapas donde los montos de remesas recibidas han ido creciendo en función de la distención del mercado interno y el levantamiento de las restricciones externas por parte del gobierno norteamericano. De ahí la evolución que han tenido las remesas desde el año 1993 hasta la proyección que se espera alcance en el 2025, como muestra la Figura 1.

Figura 1.  Evolución de los envíos de remesas a Cuba, 2000-2025P

Fuente: Havana Consulting Group

A partir de la segunda etapa que comienza en 2009 el uso de las remesas se fue diversificando para cubrir otras necesidades de los cubanos que viven en la isla, como por ejemplo: las comunicaciones, -ya sea para pagar el teléfono celular, o para cubrir los costos de una cuenta de Internet-; financiar vacaciones, inversiones para un negocio, compra de piezas de repuesto para autos, pago de reparaciones de autos, pago de profesores particulares para sufragar los costos de entrenamiento a los exámenes de ingresos de los estudiantes para entrar a la universidad, compra de casas, compra de autos y otras necesidades. Ver Figura 2.

Figura 2.  Evolución de los usos de las remesas en el mercado cubano desde el 2000 y su tendencia hasta el 2025

Fuente: Havana Consulting Group

También se han convertido en una vía para recibir los pagos de las rentas de habitaciones a turistas, y el pago del trabajo a distancia tales como: consultorías de negocios en aspectos legales o de mercado, trabajos de diseño, creación de aplicación para celulares, traducciones, trabajos de edición de libros, tutoría de tesis, diseño de programas de computación, diseño de páginas web, artículos especializados sobre economía, cultura, medicina, pagos de obras de arte, etc.

Hay que señalar que todas estas transacciones comerciales que se están realizando utilizan los canales formales e informales que habitualmente se usan para hacer los envíos de remesas. Por lo que, se está produciendo un interesante proceso de solapamiento entre los envíos de remesas “técnicamente formales” y la transferencia de cientos de millones de dólares que provienen de transacciones “puramente comerciales”, que se transfieren por estas vías, por no existir un canal de pago formal que facilite estas transacciones.

Este nuevo escenario ha sido consecuencia de la ventana que abrió la política trazada por el expresidente Barack Obama hacia Cuba y la falta de mecanismos de cobro formales que el gobierno cubano no ha sido capaz de poner en manos de los emprendedores cubanos. Al eliminarse las restricciones de envíos de remesas a Cuba y al mismo tiempo ocurrir la apertura al sector privado, surgieron muchas oportunidades de negocios que requerían un canal de pago. La vía más rápida y menos complicada para canalizar estos pagos son las que se utilizan para los envíos de remesas, ya sean las que existen de forma oficial (agencias de envío) o los canales informales de envíos de remesas (mulas, amigos y familiares que viajan con frecuencia a la isla). Sobre todo, teniendo en cuenta que el 90% de las transacciones de remesas se hacen desde los Estados Unidos, país con el cual las relaciones bancarias con los bancos cubanos están muy limitadas, aun cuando el presidente Barack Obama flexibilizó las restricciones de servicios financieros con Cuba a principios del 2016. La realidad muestra que producto del embargo, los bancos norteamericanos tienen mucho miedo de realizar transacciones con bancos cubanos, debido a las altas multas que tradicionalmente han recibido algunos de ellos por estar envueltos en operaciones financieras con entidades cubanas[i].

Solo dos bancos norteamericanos tienen licencia para realizar transacciones con entidades cubanas, el Stonegate Bank y el Banco Popular de Puerto Rico (BPPR). Ambos bancos pueden emitir tarjetas Master Card para ser usadas en terminales de puntos de venta en tiendas, hoteles y restaurantes operados por empresas del estado cubano. También pueden retirar dinero de cajeros automáticos[ii].

En el período 2009-2016 las remesas crecieron en 2 billones de dólares en comparación con la etapa precedente, enmarcada en el período 1993-2008. En apenas 8 años los usos más prioritarios de las remesas pasaron de 6 actividades a 14. Ver Figura 2.

Lo que está por venir para los próximos años.

Para los próximos años se espera que la diversificación del uso de las remesas se siga expandiendo a nuevas modalidades. La entrada de Internet en los hogares se convertirá poco a poco en uno de los rubros con mayor cantidad de transacciones mensuales desde el exterior, en la medida que el servicio se expanda por toda la isla, se desarrolle la infraestructura y los precios se abaraten.  Un proceso similar al ocurrido con la telefonía celular que ya hoy cuenta con más de 4.3 millones de clientes.

De igual manera, se espera que la digitalización del cobro de los servicios de agua y luz eléctrica a los hogares sean los próximos rubros que entren en este tipo de transacciones. Esto va a generar transacciones desde el exterior, sobre todo para ayudar al segmento de cubanos que son jubilados y pensionados, quienes en el 2016 eran aproximadamente 1.7 millones con una pensión media de 277 CUP, unos 11.08 USD al cambio oficial[iii]. Para el 2030 se espera que haya más de 3 millones de pensionados.

Por otra parte, existe un potencial tremendo para que el uso de las remesas se extienda al pago de vacaciones en cruceros como regalo de cubano-americanos a sus familiares en la isla. Es previsible que en el corto y mediano plazo los cubanos puedan hacer viajes de cruceros que partan de la propia isla, dada la inserción que Cuba va a tener en el mercado de los cruceros en el Caribe en los próximos años. En la actualidad muchos cubanos disfrutan sus vacaciones en los hoteles de los principales polos turísticos del país, que son pagados por sus familiares en el exterior. Poner en la lista de ofertas una opción de viajes en cruceros, sin duda tendrá una buena acogida en los cubanos.

Otras de las modalidades que pudiera entrar rápidamente en la lista es la compra de autos en el mercado minorista y la compra de viviendas a empresas inmobiliarias. Como es sabido, el parque de autos que circula actualmente en Cuba en manos de la población es escaso, y en la mayoría de los casos los carros tienen como mínimo más de 30 años de explotación, una de las varias razones por las cuales el sistema de transporte en la isla se encuentra empantanado en una eterna crisis[iv].

Es de esperar que en los próximos años haya un cambio en la política de precios en el mercado minorista y ocurra una masiva apertura para la venta de carros, teniendo en cuenta que ya ha surgido una clase media en la isla con más de 1 millón de cubanos hospedándose anualmente en los mismos hoteles que los turistas y casi 800,000 viajando al exterior[v]. Además de que en el exterior viven más de 2 millones de cubanos, de los cuales un parte de ellos puede ayudar a financiar la compra de un vehículo nuevo o de uso a sus familiares en la isla.

En el caso de la vivienda, Cuba tiene actualmente un déficit de 880,000, lo cual constituye uno de los problemas sociales más críticos de la sociedad cubana[vi]. Es previsible en cualquier momento el estado cree empresas mixtas para la construcción de viviendas para rentarlas o venderlas en un mercado inmobiliario dirigido a la población cubana, que sea regido por la oferta y la demanda. De hecho, actualmente se hacen millonarias inversiones de este tipo, pero dirigidas a compradores extranjeros.

Por último, en este gran paquete de usos de remesas también pudiera satisfacer el pago del servicio de televisión por cable o satelital, todavía aun ausente de forma masiva en el mercado cubano, pero que sin duda sería una mina de oro de abrirse al mercado a la población. Actualmente en la cartera de Inversiones existe un proyecto para televisión por cable para lanzar la TV paga en el país, con el objetivo de ofertar a la audiencia productos culturales y de entretenimiento.  Actualmente Cuba cuenta con 3.8 millones de hogares, los cuales no tienen este tipo de servicio. La oportunidad de que este proyecto comience a funcionar en el mediano plazo es alta, muchos emigrados cubanos pagarían este servicio a sus familiares en la isla.

A falta de canales bancarios, las remesas lideran los canales de pagos en isla

El crecimiento del sector privado en Cuba en los últimos 8 años ha dado un impulso gigantesco a transacciones comerciales que se realizan a través de los canales de pagos de las remesas. El portal de rentas de casas y habitaciones Airbnb hizo transacciones por 40 millones de dólares desde abril del 2015 a abril del 2017. El portal cuenta con más de 32,000 ofertas repartidas por 70 ciudades y pueblos de la isla. Estas transacciones se hacen a través de la compañía de remesas VaCuba individualmente a cada arrendatario.

La demanda de alojamiento en Cuba ha continuado creciendo, en lo que va de 2017 es el noveno país más popular en Airbnb para los turistas estadounidenses, por delante de Australia, Alemania, Holanda y Tailandia, entre otros países. En 2016, más del 12 % de los estadounidenses que viajó a Cuba se alojó en lugares que buscaron por Airbnb. De las 32,000 propiedades cubanas incluidas en la plataforma, alrededor de 18.000 de ellas están situadas en la Habana. A la isla llegan como promedio 70,000 turistas con alojamiento hallado por Airbnb[vii], lo cual indica el alto número de transacciones que se producen solo con Airbnb.

Pero las transacciones para el pago de alojamiento también llegan a través del gigante Western Union, que opera en la isla desde 1999 y que ahora puede enviar remesas a Cuba desde cualquier parte del mundo[viii].

Por Western Union no solo se envían las transacciones para el pago de cientos de arrendatarios cubanos. Se envía también el dinero para pagar pasajes de los familiares que son invitados a visitar a sus parientes en el exterior, principalmente EE.UU; para el pago de transacciones comerciales correspondientes a trabajos que se hacen a distancia, y de compras de artículos, inmuebles y autos que se pagan por cuotas mensuales pactadas entre vendedor y comprador.

Otra plataforma que ha crecido vertiginosamente es la de los pagos de recargas telefónicas de telefonía celular a la isla. La plataforma más popular es Cuballama, la cual tiene una cartera de alrededor de 1 millón de clientes y se ha convertido en la principal plataforma de las recargas telefónicas a Cuba a través de Internet[ix].  

Según datos publicados por ETECSA, en el mes de diciembre del 2014 se realizaron alrededor de 400,000 transacciones para la recarga de telefonía celular; en diciembre del 2015 el número creció a un poco más del doble al alcanzar la cifra de 836,854 transacciones, las cuales representaron un volumen de 124 millones de dólares[x].  Ver Figura 3.

Se espera que en los próximos años el número de recargas siga en aumento, dado el crecimiento que sigue teniendo la telefonía celular en la isla.

Actualmente el nicho de mercado de los pagos online para satisfacer servicios de comunicaciones a Cuba está siendo dominado por las empresas IDT y Transfer to, las cuales actúan como hubs que controlan las transacciones de los pagos de las recargas que se hacen por Internet. Ambas empresas en el 2015 tenían el liderazgo de las recargas con un estimado de 144,000 y 150,000 transacciones mensuales, respectivamente[i]. Ver Figura 4.

Es predecible entonces, que en los próximos meses/años estas empresas también incursionen en las recargas de cuentas de internet a los hogares, servicio que comenzó a ofertarse a la población cubana en algunas regiones del país recientemente[ii]. Además, estas compañías podrían incursionar en otros servicios como la billetera electrónica, un servicio que todavía no ha entrado al mercado cubano, pero sobre el que ya se puede avizorar su éxito.

 

Figure 4. Leading companies in the segment of online payments of communication services in the Cuban market, 2014-2016

Source: Havana Consulting Group, based on data published by ETECSA at the IMTC Cuba 2016 convention and interviews with executives of these companies.

De igual manera las recargas para las cuentas nauta de Internet también van en aumento, lo cual constituye otra ruta de transacciones que genera el mercado cubano de remesas. Este servicio comenzó en octubre del 2015 y ya en mayo del 2016 se habían producido 50,902 transacciones. Ver Figura 5.

Figure 5. Reload operations of nauta accounts from abroad, October 2015-May 2016

Source: Havana Consulting Group, based on data published by ETECSA

Por otra parte, las remesas también han incursionado en el sector turístico cubano. Otra ruta de transacciones se produce a través de los pagos online de hospedaje en los hoteles del país, que realizan los cubanos residentes en el exterior para invitar a sus familiares en la isla, principalmente desde los EE.UU.

En un estudio realizado por HCG en el año 2014 se pudo constatar que el 37% de los cubanos-americanos que viajaron a la isla se hospedaban en los hoteles al menos un fin de semana con sus familiares residentes en la isla, principalmente en el polo turístico de Varadero, los Cayos al norte de Villa Clara y en Guardalavaca, Holguín[1]. Esta tendencia ha ido en aumento. Actualmente se estima que alrededor del 45% de los cubanos-americanos que viajan a la isla se hospeda en algún hotel con sus familiares en la isla por dos o tres días. Otros emigrados optan por pagarles unas vacaciones online a sus familiares sin tener que ellos hacer el viaje.

Conclusiones

Actualmente no existen transferencias bancarias entre banco norteamericanos y bancos cubanos. Las remesas que se envían por agencias usan bancos de terceros países para realizar las transacciones, por lo general asentados en Canadá, Europa, y Suramérica. En Cuba existen 5.7 millones en cuentas de ahorro de las cuales el 50% está vinculada a una tarjeta magnética[2]. Sin embargo, los cubanos tienen un limitado acceso a herramientas que les permita recibir dinero directamente en sus cuentas bancarias, ni hacer pagos online. Salvo las excepciones de las tarjetas de débito establecidas por FINCIMEX para recibir remesas desde Canadá, México o Europa, las cuales no están vinculadas a las mencionadas cuentas de ahorro que hoy existen en la isla.

Esto representa una gran oportunidad para los bancos cubanos para insertarse en las redes de pagos de las remesas y puedan crear canales formales para que los emprendedores cubanos puedan realizar transacciones comerciales a través de los bancos. En la medida que la banca cubana logre informatizar sus servicios y la población tenga acceso a aplicaciones que faciliten los pagos online, los canales de pago se irán transformando y ajustándose a la dinámica del mercado.

En el mercado cubano se producen miles de transacciones diarias que tienen que ver con la diversidad creciente del uso que se les da a las remesas que se envían a Cuba y con transacciones comerciales que usan los canales de pagos establecidos para los envíos de remesas a falta de un canal formal para realizarlas.

Para los próximos 8 años se han identificado 7 nuevas modalidades de usos de las remesas, que se suman a las ya 14 existentes. Se espera que dichas modalidades van a tener una fuerte dinámica en el mercado y que representan una gran oportunidad de negocio para la banca cubana.

Sin embargo, el sistema bancario cubano requiere de una gran inversión en infraestructura, actualización de su tecnología y digitalización de procesos de pago para poder insertarse en este dinámico negocio. Mas de medio millón de empresarios cubanos insertados en el sector privado generan miles de transacciones diarias en su conjunto que no pasan por los bancos cubanos por no existir las condiciones para ello. Un grupo de ellas usa las redes de pago de las agencias de remesas y otras viajan por vías informales. La banca cubana deja de ganar decenas de millones de dólares todos los años por no tener la infraestructura adecuada para ofrecer estos servicios. Sin duda, esto es una gran oportunidad de inversión para bancos y empresas especializada en proveer la infraestructura y la tecnología a las redes bancarias.

 

REFERENCIAS

[1] Morales, Emilio. “Informe anual sobre remesas a Cuba”. 2014.

[2] Domínguez Cruz, Ana María. “El sistema bancario cubano por dentro. Una banca en constante perfeccionamiento y con miras al futuro”. Junio 2016. http://www.cubahora.cu/economia/el-sistema-bancario-cubano-por-dentro

[i] Morales, Emilio. “Technology transforms the remittances market”. THCG Business Report, October 2016 Nº 5, THCG & Tech.

[ii] EFE. “Cuba empieza a comercializar internet en los hogares a precios exorbitantes”. El Nuevo Herald. Marzo 2017. http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article139748413.html

[i] 14ymedio. “Bancos de EE UU “tienen miedo” de hacer negocios con Cuba”. Septiembre 2016. http://www.14ymedio.com/nacional/Cuba-negocios-bancos-EE_UU-Departamento_del_Tesoro-sanciones-comercio_0_2069793008.html

[ii] Morales Menéndez, Benjamín. “Banco Popular opera en Cuba”. ELNUevodia.com. Junio 2016. https://www.elnuevodia.com/negocios/banca/nota/bancopopularoperaencuba-2215248/

[iii] Mesa-Lago, Carmelo. “Social Welfare and Structural Reforms in Cuba, 2006-2017,” in Cuba in Transition, Washington DC, ASCE, Vol. 28 2017.

[iv] Pérez Villanueva, Omar Everleny. “Cars old chrome bright hopes”. THCG Business Report, October 2016 Nº 6, THCG & Tech.

[v] Morales Emilio. “Thaw and reforms create a middle class and new balance of power in Cuban economy”.  THCG Business Report, June 2017 Nº 3, THCG & Tech.

[vi] EFE. Reportan en Cuba un déficit de más de 880.000 viviendas al cierre de 2016”. CIBERCUBA”. Julio 2017. https://www.cibercuba.com/noticias/2017-07-12-u141144-e146802-cuba-muestra-deficit-880000-viviendas-al-cierre-2016

[vii] UNIVISION y EFE. “Los cubanos ganaron unos 40 millones de dólares en dos años con Airbnb”. Junio 2017. http://www.univision.com/miami/wltv/noticias/america-latina/los-cubanos-ganaron-unos-40-millones-de-dolares-en-dos-anos-con-airbnb

[viii] EFE. “Western Union anuncia servicio de envío de remesas a Cuba desde todo el mundo”. CUBANET. Marzo 2016. https://www.cubanet.org/noticias/western-union-anuncia-servicio-de-envio-de-remesas-a-cuba-desde-todo-el-mundo/

[ix] Beltrán, Federico. “Cuballama responde a acusaciones de fraude, hechas por ETECSA”. CIBERECUBA. Noviembre 2016. https://www.cibercuba.com/noticias/2016-11-21-u146802-cuballama-responde-acusaciones-fraude-hechas-ETECSA

[x] THCG Business Intelligence Unit. “The mobile telephone market: captive and lucrative”. THCG Business Report, December 2016 Nº 6, THCG & TECH.